En la pasada Photokina Zeiss anunció una pequeña joya. Un 35 mm 1.4 con montura Leica M. Durante estos días están llegando las primeras unidades de este objetivo que hará las delicias de más de un “leiquero” teniendo en cuenta que en esta focal y apertura no hay muchas más opciones que la de Leica, dado que el intento de Voigtländer no fue muy exitoso.

Siguiendo con su filosofía este objetivo de Zeiss sigue apostando por el enfoque manual, el veterano y muy eficiente revestimiento antireflejos T* y una apuesta sin concesiones por la calidad de imagen y un acabado “de por vida”.

 

ZEISS Distagon T*1,4/35 ZM

 El interior de su estructura metálica alberga 10 elementos en 7 grupos que son capaces de neutralizar la distorsión geométrica. Como es habitual en Zeiss, en la parte exterior disponemos de las útiles marcas de profundidad de campo, distancia de enfoque y apertura del diafragma. Éste cuenta con 10 palas, cosa que le capacita para ofrecer un “bokeh” suave y armonioso. Podemos controlar la apertura del diafragma en movimientos de 1/3 de paso.

 

El anillo de enfoque tiene un recorrido de 90º con un desplazamiento exquisitamente suave, además de contar con una pequeña protuberancia que nos ayuda a accionarlo.

  

ZEISS Distagon T*1,4/35 ZM Silver

 

Su rango de aperturas de f/1.4 a  f/16 y la calidad sobresaliente que nos ofrece en todo el rango lo convierte en un objetivo imprescindible para los poseedores de una cámara telemétrica.

El objetivo tiene unas dimensiones muy comedidas de 6.32 x 6.53 cm, un peso de 381gr y usa filtros de 49 mm. Se fabrica en negro y plata y tiene un precio de 2029€.